Salario emocional: clave para fidelizar y retener talento

Si te preguntas cuáles son los principales factores que hacen que un candidato acepte una oferta de trabajo, ¿en qué piensas? ¿En el sueldo? Sí. Aún la oferta financiera de las compañías tiene un gran peso al momento de enrolarse a un empleo, pero poco a poco ha perdido fuerza. Ya no es suficiente ofrecer un gran cheque para que el candidato deseado se quede contigo. Ahora es necesario complementar con el salario emocional. 

¿Qué es? Es un elemento que no puede faltar no sólo en las propuestas cuando hay una vacante disponible en tu empresa. También debe estar presente en el día a día de los trabajadores. 

En este concepto se engloban algunos de los intereses a los que les dan prioridad los trabajadores. Sobre todos los jóvenes. En la encuesta anual de Empleos TI, a los candidatos se les preguntó qué era lo que miraban en una propuesta de trabajo. Sus respuestas fueron las siguientes:

 

  • Sueldo
  • Oportunidades de desarrollo profesional
  • prestaciones
  • Ambiente laboral
  • Balance entre trabajo y vida personal
  • Nivel de estrés del rol de trabajo
  • Tamaño de la empresa

Te recomendamos leer: Reporte del Mercado Laboral de TI 2019

Y sí, casi todas entran dentro del salario emocional. En palabras más sencillas, es lo que le ofreces a un trabajador adicional a lo cuantificable (dinero, prestaciones). Es decir, lo que lo ayudará a sentirse bien en su día a día dentro de la compañía y no sólo cuando le depositen en la cuenta. 

Como ya sabes, trabajadores satisfechos= trabajadores felices= trabajadores productivos= beneficios para la compañía. Es por esto que tú y el departamento de recursos humanos de tu compañía no pueden dejar de lado este elemento. 

En caso de no hacerlo, por muy generoso que sea el salario que le das a los empleados, siempre buscarán la forma de estar en un lugar de trabajo distinto, en donde los satisfagan emocionalmente. Incluso, a pesar de que el salario monetario pueda ser ligeramente menor. 

Por lo que puedes correr el riesgo de perder el talento. O, por lo menos, tendrás trabajadores que no se “pongan la camiseta”, por lo que no serán leales, no darán lo mejor de sí y tampoco estarán involucrados o interesados en el crecimiento de la compañía. 

La mejor manera de saber de qué manera ofrecerle salario emocional a tus trabajadores es escuchándolos. Hay muchas maneras de hacerlo, como ya te lo mencionamos. Pero, para darte “una manita” te englobamos los aspectos que aportan al salario emocional del empleado.

 

Crecimiento en la empresa

Si una persona pasa 10 años en el mismo opuesto y sus superiores no le dan la oportunidad de crecer, ¿qué pasará? Se desmotivará y dejará de tener “esperanzas” de hacer una carrera en la compañía. 

Nadie quiere eso, por lo que es importante tener esquemas meritorios y flexibles. Que los trabajadores tengan la certeza de que su esfuerzo y habilidades serán retribuidas. Y que podrán alcanzar sus metas laborales en la empresa. 

De lo contrario, podrían salir y buscar puestos más altos en otros negocios.

 

Desarrollo personal y profesional

Los sectores evolucionan de manera acelerada, por lo que es necesario que los trabajadores estén en constante capacitación para que puedan enfrentar los nuevos retos que se presentan en el mercado. 

Además, este elemento es beneficioso para ellos. Poder adquirir conocimientos y mejorar habilidades traerá satisfacción a los empleados. Se mantendrán activos, creativos y satisfechos. De esta manera no perderán la emoción e interés por las actividades que realizan, y se enriquecerán a ellos mismos. 

 

Buen ambiente laboral

Esta es fácil, ¿verdad? Seguramente has notado que cuando en la compañía hay problemas entre las personas, el ambiente se torna complicado. Los trabajadores laboran desmotivados, hay obstáculos en la comunicación y no fluye el trabajo como debería ser. 

Por lo que es importante que implementes estrategias para fomentar el trabajo en equipo, que los trabajadores se conozcan y lleven bien. También impulsa a que todos mejoren sus habilidades de relacionarse con otros. 

Trabajar en un ambiente hostil perjudicará de manera directa la productividad. 

 

Objetivos de empresa y trabajador alineados

Si la empresa y el talento no creen en los mismos valores ni tienen un fin en común, su relación no será buena. 

Un ejemplo simple y político: imagina que una persona de radical izquierda entra a trabajar a un partido de radical derecha. Él aceptó porque le ofrecen buen sueldo y prestaciones, y los políticos lo contrataron porque es el mejor al elaborar campañas. 

¿Qué crees que pasará? Aunque ambos se esfuercen, el trabajador nunca estará contento con su trabajo. Ahora piensa que sucede de forma diferente. 

El trabajador entra a trabajar a un partido que además de darle los beneficios financieros que busca, también tiene ideas de extrema derecha como él. ¿El resultado? Un éxito. Porque ambos estarán alineados y buscarán el mismo objetivo. 

Así debe suceder con cualquier compañía, hasta las de tecnología, aunque esto no sea tan explícito. Si un trabajador le gusta trabajar en equipo y de la forma en la que da mejores resultados, pero la compañía fomenta los trabajos en solitario, los resultados no serán satisfactorios. 

 

Balance vida personal y profesional

Antes se creía que para que una persona fuera exitosa debía dedicar toda su vida al trabajo. En generaciones anteriores era normal que las cabezas de la familia salieran a laborar cuando recién amanecía, y volvieran hasta que ya era de noche. Pero eso cambió.

Es dicho de “trabajar para vivir y no vivir para trabajar” ha tomado sentido. Ahora los trabajadores valoran que en sus empleos entiendan que tienen una vida más allá de las puertas de la oficina. 

Por lo que para ellos es sumamente importante tener horarios flexibles, dias libres, vacaciones, permisos para realizar trámites, entre otros. 

Lo más importante: no creas que el trabajador tiene que estar disponible para su trabajo todo el tiempo. Recuerda que pasar muchas horas laborando no es sinónimo de productividad. Es mejor que esté las horas necesarias y que tome descansos y siga su vida para ser más productivo y evitar fatiga. 

Tómalos en cuenta dentro de la empresa

Los trabajadores no son solo elementos que se pueden reemplazar fácilmente. Ellos hacen la empresa y logran que todo funcione. Su participación es tan importante como la de los altos mandos. Así que debes hacerlos sentir igual. 

Asegúrate de pedir su opinión en proyectos y hazlos parte activa. Que manden propuestas y dales retroalimentación al respecto.

 

Nueva llamada a la acción

 



Podría también gustarte...