6 KPI’s básicos para medir la gestión de reclutamiento

Antes que nada, debemos de dejar en claro que es un KPI. Un KPI (Key Performance Indicator) es un indicador clave de desempeño. Es una herramienta que te ayuda a medir qué tan cerca o lejos te quedaste de tu objetivo. 

Definir los KPI’s  para tu proceso reclutamiento te ayudará a detectar en qué etapas te estás atorando e identificar cuáles son las fuentes de reclutamiento que te traen los mejores resultados. 

 

1. CVs viables obtenidos por fuente de reclutamiento

Ya sea portales de empleo, redes sociales, feria de trabajo, agencias de reclutamiento externa, etc, es importante que midas cuantos curriculums viables te trae cada fuente de reclutamiento. Si detectas que fuente te trae los mejores curriculums, podrás invertir más tiempo y dinero en esta. Mientras mejor sea la calidad de los candidatos que participen en el proceso, te será más fácil contratar a los mejores candidatos. 

 

2. Candidatos entrevistados/Candidatos llamados a entrevista

Si invitas a diez candidatos a una entrevista de trabajo y solo se presentan cuatro. Significa que de los candidatos que invites a entrevistar, el 40% se va a presentar. Para entrevistar más candidatos tienes dos opciones, invitar a más candidatos a entrevista o mejorar la conversión. Por ejemplo podrías enviar un recordatorio al prospecto por correo, o mejorar el speech que le das a los candidatos para invitarlos a entrevista. 

 

3. CVs filtrados por candidato contratado

El punto de este KPI es conocer cuantos curriculums viables necesitas tener para hacer una contratación. Por ejemplo si filtraste 30 curriculums para poder contratar a un buen candidato, significa que necesitas por lo menos una base del mismo tamaño para hacer una contratación. Entonces la próxima vez que quieras contratar a un perfil parecido, sabes cuantos curriculums necesitas para cubrir el puesto. 

 

4. Número de contrataciones por fuente de reclutamiento

Además de medir los curriculums viables por fuente de reclutamiento. Debes de medir cuántas contrataciones obtienes por cada una de ellas. Puede ser que en una fuente obtienes 50 curriculums  para la vacante, pero solo logres contratar a 2 personas. Mientras otra fuente te da solo 25 curriculums ideales, pero logras 4 contrataciones.  El objetivo principal de reclutamiento es contratar a los candidatos ideales para el puesto y la empresa. Si logras detectar qué fuentes de reclutamiento te traen la mayoría de las contrataciones, puedes eficientar tu reclutamiento dedicando más recursos a esta fuente.

 

5. Total de días para cubrir la vacante

Saber cuántos días te tardas en cubrir un vacante, es importante para que cuando un cliente te pida llenar un puesto, le puedas dar un estimado realista de lo que vas a tardar. Y no quedes mal por no cumplir. Además es una buena métrica para detectar si tu proceso de reclutamiento está mejorando y estás cubriendo tus vacantes en un menor tiempo. O lo contrario, que tu proceso de reclutamiento se este volviendo lento y poco eficiente. 

 

6. Rotación de los colaboradores

Aunque este KPI se mide después de la contratación, y depende de la gestión de talento dentro de la empresa, es importante que tengas en mente cuál es la rotación. Pues, te ayudará a prepararte cuando los empleados dejen su trabajo. Si sabes que un empleado de la empresa suele durar solo 1.5  años dentro de la empresa, podrás ir planeando con anticipación las contrataciones que vas hacer el siguiente año.

Usar los KPI’s correctos dentro de tu empresa te ayudará a optimizar tus procesos de reclutamiento para reclutar talento. Además cuando llevas tus métricas mes a mes, podrás saber si tu proceso de selección y contratación sigue en mejora continua. 

 

Nueva llamada a la acción



Podría también gustarte...