Cultura organizacional en empresas de tecnología

En muchas ocasiones, los departamentos de Recursos Humanos en empresas especializadas en Tecnologías de la Información, al momento de reclutar se enfocan principalmente, en los skills técnicos del candidato. Es decir, en los conocimientos que son estrictamente referentes a lenguajes de programación, frameworks, u otras tecnologías de software.

Sin embargo, esto podría ser un error. Porque no importa qué tan bueno sea un perfil y en qué tanto pueda contribuir tecnológicamente a la empresa. Si la persona no encaja con la cultura organizacional, podría ocasionar problemas. 

Los  valores del candidato, sus habilidades blandas y objetivos de vida, son igual de importantes que su eficacia en la actividad técnica que realizará. De no hacerlo, las consecuencias pueden ser muchas. Una de ellas puede ser la pérdida del trabajador y, por lo tanto, de lo invertido en su contratación. O afectación en el ambiente de trabajo y los procesos empresariales. 

Por suerte, así como se evalúan los skills técnicos, también se puede determinar en la etapa del reclutamiento, si la persona que se postula va a poder adaptarse bien a la compañía y entenderse con sus compañeros de trabajo. 

 

¿Qué es la cultura organizacional y por qué es importante?

 

A veces es difícil identificar qué es o cuál es la cultura empresarial de un negocio cuando estamos envueltos en el trabajo cotidiano del día al día. 

La cultura organizacional son las creencias, valores y comportamientos dentro de una empresa.

Supongamos que encuentras a un buen candidato para una posición de programador Java. El candidato ha trabajado varios años en diferentes startups y lo quieres reclutar para un gran corporativo. Al integrarlo en la plantilla laboral hay un problema: está acostumbrado a trabajar de una manera más ágil, pero la empresa tiene procesos muy burocráticos y lentos. Cuando llega  se da cuenta que tiene que hablar con varios superiores para tomar decisiones, llenar decenas de reportes y cumplir al 100% con un horario laboral. Algo que no solía hacer en las startups que trabajó antes.

Al empleado le está costando adaptarse a la nueva empresa. Porque viene de una cultura organizacional, donde uno de los grandes valores es ser ágil y se está pasando a una cultura empresarial donde lo importante es respetar los procesos.  

Presionarlo para que se adapte, puede desembocar en su molestia con la empresa. Sólo irá por el salario, lo que no beneficiará a la compañía porque no habrá compromiso real y, por lo tanto, la productividad disminuirá. A la larga es probable que el elemento abandone la empresa.

Por el contrario, si un candidato recibe una excelente capacitación de entrada o se contrata con ideas alineadas a la compañía, su desempeño puede ser mejor. No irá a la oficina sólo por cumplir y ganar dinero. Será leal al negocio, se interesará por crecer con él y, por lo tanto, sus resultados son mejores. Sería un ganar-ganar. 

La compañías tienen muy claro este tema. Según la revista Entrepenur, 85% de ellas saben que los elementos deben estar coordinados con la cultura organizacional. Sin embargo, sólo 32% de ellas aplican estrategias en el reclutamiento para lograrlo. 

 

¿Por qué es importante la cultura organizacional?

 

Mejora la calidad de la contratación. Contratar trabajadores que coincidan con las metas de la empresa y la forma en la que se desarrolla el ambiente de trabajo, permite su éxito a largo plazo. Y de forma inmediata, agrega valor a la compañía. 

Reduce la rotación de empleados. Si un trabajador está satisfecho con el lugar de trabajo, ¿por qué cambiaría? Sería menos probable que se mudara de empresa sólo por ofrecerle un pequeño aumento. El salario emocional es algunas veces más importante que el real. 

Aumenta la felicidad de los trabajadores. Al sentirse pertenecientes a un lugar que los entiende, las cosas fluirán de manera más pacífica y efectiva. Los hará ir a la oficina decididos de que quieren estar ahí y el trabajo se desarrollará de la mejor manera. 

Incremento en la productividad. Este punto va de la mano con el anterior. Cuando los trabajadores están satisfechos y comprometidos, dan lo mejor de sí en su trabajo. Por lo que las labores en la empresa mejoran. 

 

Cómo evaluar el ajuste cultural de candidatos TI

 

En primer lugar,tienes que tener en claro cuál es la cultura organizacional de tu empresa. Para saberlo puedes preguntar a los directivos, analizar cuáles son los objetivos de la compañía, además de escuchar y observar a los trabajadores. 

Cuando se tenga claro cuáles son los valores que prevalecen en el ambiente, debes de realizar una encuesta a los candidatos preseleccionados en el proceso de reclutamiento. Los candidatos deben contestar de manera clara y abierta cuáles son las cosas que le interesan de una empresa. Para después comparar sus respuestas con los valores anotados previamente. 

 

Preguntas adecuadas

 

Para conocer si un candidato se ajusta a la cultura laboral de una empresa, debes realizar más preguntas que las que normalmente haces en una entrevista. 

No necesariamente tienes que preguntar directamente “¿Eres bueno para trabajar en equipo?”. Puedes preguntarle al candidato como se desarrollaba en su empresa anterior. Cuál era su mecanismo de trabajo, qué cosas le gustaba y cuáles no, cómo se llevaba con sus compañeros, etcétera. 

Además, también debes de preguntar sobre su futuro. Qué espera de un nuevo empleo, cuáles son sus metas en la vida profesional o cómo se ve en 10 años dentro de una compañía, por ejemplo. Todas deben ser enfocadas en los siguientes elementos: 

 

  • Si su potencial podrá continuar creciendo en su nuevo entorno de trabajo
  • Si tendrá un buen trato al cliente
  • Qué tan receptivos son en el trabajo
  • Si podrán ser estables y permanecer en la compañía a largo plazo
  • Si comparten los valores y objetivos de la empresa

 

Algunas otras preguntas pueden ser: 

 

  • ¿Cuál es tu estilo de trabajo preferido?
  • Describe tu jornada laboral ideal.
  • Cuando trabajas en un equipo, ¿cuál es tu papel principal?
  • ¿Cómo era el ambiente laboral en tu última empresa? ¿Te gustaba ese ambiente laboral?

 

Pero así como los candidatos deben responder preguntas, tú como reclutador también. Esta conversación e intercambio de comunicación permitirá que el trabajador sepa si realmente va a ser feliz en la compañía. 

Para esto se debe tener lista información honesta sobre qué es lo que espera el empleador de la empresa, cuáles son los objetivos, cómo es el ambiente de trabajo y qué elementos son primordiales en la cultura organizacional. 

También se podría considerar una convivencia entre los prospectos para un puesto y sus compañeros de trabajo. ¿Quién mejor le puede decir al candidato cómo es la empresa, más que los mismos trabajadores? También, podrás observar si se desempeña de forma efectiva en la compañía o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *