5 errores comunes al reclutar perfiles de tecnología

¿Trabajas el área de reclutamiento TI y has tenido problemas para reclutar talento? No te preocupes, es un inconveniente que tienen muchas compañías alrededor del mundo.

Es innegable que la industria ha avanzado a pasos gigantes, pero el egreso de talento especializado en el sector no lo ha hecho a la par. Eso ha provocado que se cometan algunos errores en los departamentos de Recursos Humanos al momento de escoger los perfiles especializados en TI. 

Muchas veces, por la escasez de trabajadores, los negocios hacen los procedimientos muy rápido y sólo se fijan en anotar en sus filas a personas que tengan los skills técnicos.¿Te ha sucedido? Aunque es comprensible, esto no garantiza que el profesionista se desarrolle con éxito dentro de la compañía. 

Tener a un talento no acorde con los objetivos y valores del negocio, por muy experto que sea, puede provocar que no se llegue a las metas. Que entorpezca el ritmo de trabajo o que se sienta infeliz.

Pero hay actividades pequeñas que con evitarlas podrías tener una mejor estrategia de reclutamiento. Estos son los cinco errores que no debes cometer al contratar talento de Tecnologías de la Información:

 

1. No tener claras las necesidades del talento en Tecnologías de la Información.

 

Este punto es importante sobre todo si quieres reclutar a un perfil de alto rango o muy especializado. Ya que, como sabrás, tu compañía no será la única que esté interesada en que forme parte de su plantilla. 

Por lo que un jugoso salario y “prestaciones superiores a la ley”, sólo serán algo algo que les podría parecer medianamente atractivo. La propuesta de trabajo que realizarás debe ir más allá. Pregunta cuáles son los verdaderos intereses en la vida del trabajador: metas laborales, valores que aprecian en el empleo, etcétera. 

Para que los postulantes decidan quedarse en la empresa porque es un sitio en donde podrán estar plenos. De esta manera serán difíciles las ofertas que puedan ser más relevantes para ellos. Además, su compromiso después traerá beneficios a la empresa. 

Como ya te habíamos contado, entre esas ventajas están: más productividad, satisfacción de los trabajadores, mejor comunicación, ambiente de trabajo sano, entre otros. 

Para lograrlo necesitas incorporar un lenguaje preciso en el anuncio de trabajo y tener vías de comunicación eficientes con los postulantes. Para hacerlo, es necesario realizar una investigación sobre qué es lo que realmente le importa a los candidatos y qué les puede ofrecer la empresa. Pistas: fíjate en sus expectativas de desarrollo profesional o puestos basados en proyectos. 

Pero con la oferta correcta que cubra las necesidades del talento en Tecnologías de la Información más capacitado, evitarás que el trabajador se vaya con la competencia.  

 

 

 

2. Que la cultura organizacional de tu empresa no inspire

 

Poco a poco, las habilidades blandas en la plantilla laboral de las compañías son cada vez más importantes. Esto no quiere decir que los skills técnicos no lo sean. Pero deberías considerar tener un equilibrio de ambas. 

Por ejemplo, tal vez todo un departamento de la compañía tecnológica cuente con muchos certificados porque los trabajadores poseen varias habilidades técnicas. En un mismo cuarto podrías tener a los 10 mejores talentos del sector laborando. Pero si ellos no se llevan bien, están estresados, o no logran comunicarse, no podrán hacer mucho. Al contrario, su situación producirá roces que después los harán improductivos. 

Esto es importante dentro de las compañías de Tecnologías de la Información. Ya que es normal que en este negocio se trabaje en equipos o que sea necesaria la comunicación entre diferentes áreas. 

A menudo, en este tipo de empresas se trabaja en grupos pequeños, con poco tiempo y sin margen de error. Por lo que es fundamental crear una buena cultura organizacional. De lo contrario, podría haber una bomba de tiempo con las frustraciones. No quieres que explote, ¿verdad?

Un tip para tener una buena cultura organizacional, es reclutar a diversas personas con distintas habilidades y hasta rangos de edad, además de experiencia. Los equipos mixtos proveen variedad de opiniones y puede ser más sencillo fomentar la creatividad. 

Otra de las ventajas es que los proyectos tendrán distintos puntos de vista y, por lo tanto, se podrá explorar hasta tener el mejor resultado posible. 

Ojo: esto toma tiempo. Analizar las verdaderas personalidades de los trabajadores, y combinarlas con la cultura organizacional de la empresa tecnológica, toma tiempo. Pero el resultado valdrá la pena. Si tienes una estrategia clara, en el procedimiento de reclutamiento podrás realizar la mayor parte del trabajo. 

Y piénsalo. El tiempo y recursos que inviertas en averiguar las cualidades de los talentos y la compañía, te ahorrarán futuros problemas y pérdidas después. 

 

Nueva llamada a la acción

 

3. No estar al día con las actualizaciones de la industria de Tecnologías de la Información

 

Como ya se ha mencionado antes, esta industria es una de las que avanza de manera más acelerada. Por lo que el dicho “adaptarse o morir” es importante. 

Si el departamento de Recursos Humanos no está enterado de los nuevos programas, habilidades y capacitaciones existentes en el mercado, se quedará rezagado y no sabrá qué contratar para estar al mismo ritmo que el ritmo de las otras compañías. 

Algunas cosas que puedes hacer para estar enterado de lo que sucede son: asistir a seminarios, hablar con expertos, leer publicaciones especializadas e informes de bolsas de trabajo para saber qué demanda el sector. Empleos TI emite uno anual con cuáles son las necesidades de las empresas en talento y viceversa. 

Te recomendamos leer: Enciclopedia de Perfiles TI Vol 1

 

4. Mala estrategia de contratación

 

Muchas veces los esfuerzos por atraer talento llegan a el reclutamiento. Puedes llegar a pensar “Si estoy conforme con el candidato y él aceptó la oferta, ¿qué puede salir mal?” y la verdad es que muchas cosas. 

Por lo que el paso siguiente es pensar en cómo incorporarlo a la compañía. Esto se debe planear desde que aún no se ha firmado contrato. Analiza de nuevo sus pretensiones, personalidad y aspiraciones. Para que la transición sea cómoda para ambas partes. 

 

5. No reconocer que las necesidades de los trabajadores ha cambiado

 

Los empleados que eran reclutados hace 20 años son sumamente distintos a los actuales. Su manera de trabajar, aspiraciones y habilidades han cambiado de forma trascendental. Por lo tanto, también debería hacerlo así tu proceso de reclutamiento. 

Una de las cosas que esperan es que las empresas sean menos restrictivas, sobre todo en el sector de Tecnologías de la información. Algunos puestos de desarrolladores front–end, DevOps o especialistas en inteligencia artificial, quieren flexibilidad para tener un fuerte impacto en un espacio de tiempo. 

Por lo que la flexibilidad es fundamental, y así desapegarse al formato ‘9-5’ con horarios de trabajo restringidos. 



Podría también gustarte...